EM

EM

domingo, 3 de abril de 2011

EL COMIENZO DE DAVID

      Como dije, voy a publicar las historias de amigos afectados por ésta enfermedad, el comienzo de cada uno. Me alegra que me las mandéis. He aquí la primera, tal cual, sin retoques porque así está perfecta. Ésta es la historia de David (Tarragona):



      Mi historia comienza en 1998. Me faltaban 2 semanas para cumplir los 26 años, cuando tuve a mi primer hijo ¡Que ilusión recordarlo! Además dicen que los niños vienen con un pan debajo del brazo, pero el mío se trajo medio supermercado.
      En 2003 decidimos traerle un hermanito, pero el embarazo no fue bien y perdimos el bebé. No sé si   sería la pena o no, pero al poco tiempo empecé a ver mal con el ojo derecho.
      Visité a varios médicos, de Barcelona (donde nací), y de Tarragona (donde vivo). Recuerdo que uno hasta me  dijo: “Entre tú y yo, en confianza, si has tomado alguna droga, dímelo”. Ja, ja ,ja, yo que ni fumo , ni bebo, ni.....
      Ese era el primer brote, pero aún no se sabía, así que me puse gafas, y un tiempo después, que el pequeño no paraba de pedir el hermanito seguimos con el tema.
      En enero de 2005 mi mujer se volvió a quedar embarazada y a mí se me durmió la parte derecha de la cara. Cuando me afeitaba era como pasar la cuchilla por encima de un cartón, o cuando me disparaba agua con la manguera de la ducha igual. Entonces empezaron otra vez a hacerme más pruebas y ésta vez, el 23/F
nos dieron “EL GOLPE”. (Pero no el de Tejero), me dijeron que tenía EM. Como mis conocimientos médicos no son muy grandes, el doctor nos explicó, con mucha amabilidad, lo que era. Lo que no impidió que mi mujer dejase de llorar. Si para cualquier persona ésto es difícil, con un embarazo de por medio aún es  más triste. Yo lo primero que pregunté fue si era una enfermedad hereditaria o contagiosa, y como me dijo que no, esto me alivió un poco.
     Poco después recuperé totalmente la sensibilidad en la cara (aunque seguía sin ser excesivamente guapo), y en octubre de ese mismo año nació mi segundo hijo. Esta vez todo fue bien. Desde entonces yo también me inyecto día sí y día no. Actualmente me siento bastante bien y el día que estoy un poco peor, pienso en seguir adelante por mi mujer y mis dos hijos. Creo que eso es lo que me da fuerza, aunque sé que en cualquier momento puede surgir un nuevo brote.


  DAVID.
                                                              En la foto: Puerto de Tarragona   
                                                                          




                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario