EM

EM

miércoles, 6 de abril de 2011

EL COMIENZO DE MARÍA

 Aquí tenemos otra historia más, cada uno tiene la suya. A ésta chica la conocí personalmente y desprende una gran energía positiva. María (Madrid):     


      Yo soy  una chica sana, optimista, divertida y con muchos proyectos. En Febrero del año 2000 empecé a notar sensación de adormecimiento en el lado izquierdo de la cara, pero era de duración variable. En Marzo acudí al médico de cabecera por otros motivos y se lo comenté. Me aconsejó que fuera a un neurólogo así que fuí a uno que está en el cruce de Villaverde que me trató estupendamente. Me hizo una resonancia y me dijo que tenía algo desmielinizante pero que no le diera importancia. Me dio todos sus números de teléfono y me dijo que inmediatamente me pusiera en contacto con él si me sucedía algo extraño.
     Pues nada, no le dí importancia y seguí con mi vida.
     En Julio de 2001 me fui de vacaciones a Tolouse (Francia) con mi hermana y….¡Menudas vacaciones frustradas! Empecé a darme cuenta de que veía doble de lejos. Decidí acudir al hospital que está en lo alto de una montaña y mi medio de transporte era una bicicleta. Así que mi hermana y yo fuimos al hospital en bicicleta. Imagináos : cuesta arriba, pedaleando y guiñando un ojo porque veía doble. Por suerte  físicamente me encontraba bien y pude con ello.
     Allí me diagnosticaron Esclerosis Múltiple. Me preocupaba enormemente el modo en que se lo comunicaría a mis padres que se encontraban en Madrid. Mi cabeza daba vueltas y vueltas, ¿cómo lo iba a hacer? Una llamada telefónica que dijera: “ Hola mamá, que he venido al hospital….no te preocupes que me encuentro bien, que solo veo “un poquito doble” por algo del cerebro sin importancia…..me tengo que quedar tres días para tratamiento…..pero que se me pasará enseguida……Podrías ir a hablar con el neurólogo de Villaverde que es tan amable y con lo que te diga vemos si me quedo aquí o vuelvo a Madrid para ingresar allí…..pero que estoy bien…..se me va a pasar en unos días……”
     De verdad que no quería que se alarmasen, cosa difícil, una llamada de su hija en Tolouse con aquel notición.
     Al final volví a Madrid e ingresé en el Hospital 12 de Octubre para tratamiento con cortisona intravenosa. El 6 de Agosto veía perfectamente bien.

     En Marzo de 2006 tuve otro brote de visión doble y además perdí audición, sobretodo en el oído derecho, aunque eso no se puede relacionar con la EM. La neuróloga del Hospital 12 de Octubre con la cual pasaba las revisiones habituales, me dijo que  no me ponía cortisona porque no hacía falta. ¿Pero…..? ¿Cómo? Yo tenía que viajar por un nuevo trabajo y quería estar bien. Cómo cuando me sentí al tratar mi primer brote.
     Conocí de casualidad a una chica que trabaja en una farmacéutica que investiga sobre EM y me dijo que acudiera inmediatamente de urgencias al hospital para que me pusieran la cortisona. Y que cambiase de médico. Y así lo hice. Pero cuál es mi sorpresa que al pedir mi historia a la neuróloga del Hospital 12 de Octubre para trasladarme al Clínico descubro que ésta jamás había visto mi resonancia, la que me hizo el neurólogo del cruce de Villaverde. Nunca la pidió, ni me solicitó pruebas nuevas.
     Por suerte ésta doctora ya se jubiló y en su lugar hay otra muy simpática. Empezar así con tanto disgusto, sin apoyo ni consejo médico es muy frustrante.
    
En la foto: Villaverde (Madrid)
     En fin, en Diciembre de 2006 empecé a inyectarme Copaxone a diario y he estado sin brotes. Aunque en Febrero de éste mismo año 2011 me ha fallado el equilibrio. Pero así como vino, se fué. Y ahora me encuentro bien y contenta con los médicos que me tratan.

     Nunca  me he venido abajo. Seguí con mis oposiciones y mi vida normal. Salgo de viaje con normalidad. Buscar hoteles con neveras para mis inyecciones es rutina para mí, no me desanima. ¿Nuevos brotes? Que vengan cuando quieran, no les tengo miedo. Se terminan marchando. ¿Optimismo? Mucho, me sobra. Me considero tan estable y equilibrada que en foros de EM brindo mi apoyo psicológico a aquel enfermo que lo necesite. Contagiar el optimismo en fundamental. Desde lo más profundo de mi corazón: ¡¡¡MUCHA FUERZA!!!

MARÍA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario