EM

EM

martes, 19 de julio de 2011

EL COMIENZO DE JOSÉ ANTONIO

     Para mí es un honor publicar la historia de José Antonio, de Barcelona y autor del blog "MI QUERIDA MIELINA"http://miqueridamielina.blogspot.com/.  Él dice que su historia no tiene nada de extraordinario, pero sí lo es, todas lo son. El simple hecho de que te diagnostiquen EM ya es algo fuera de lo normal.

 
Templo de la Sagrada Familia (Barcelona)
     Sobre el año 1996 empecé a notar una disminución en la visión del ojo izquierdo, no ere muy importante pero si muy molesta para mi trabajo. Soy informático y me hacia dudar al consular la pantalla. Fui al oftalmólogo, enviado por la empresa, me hicieron campos visuales y demás sin encontrar ninguna anomalía. Pero seguía perdiendo visión. Fui al medico de cabecera, en este caso doctora, y le expliqué. Supongo que algo se olió pues me envió inmediatamente a neurólogo. Allí topé con otra doctora y también debió olerse algo porque me envió a realizarme un TAC entre otras pruebas. A todo esto ya corría el año 1998.
     Cuando tuvo todas las pruebas, en una de ellas, ponía: "Posible Esclerosis Múltiples". No tenía ni idea que era lo que quería decir. La doctora me dijo que no me preocupara demasiado por esa frase. Y eso hice... a medias. En aquel tiempo tuve acceso a información de que era esa enfermedad. Bueno, en realidad, de lo tremendamente desconocida que era esa enfermedad.
 
     No tuve lo que se llaman brotes, solo la neuritis óptica inicial. Finalmente, en el 2002, me enviaron a la Unidad de Neurología donde me hicieron la pución lumbar y confirmaron, por si no lo tenia claro, la Esclerosis Múltiple. Allí fue donde me dijeron la forma progresiva que tengo y que no había tratamiento en aquel entonces ni ahora para esta forma. Sólo existe para ralentizar la progresión. No quiero ese tratamiento. Hice mi testamento vital para no tener discusiones con los médicos, entre otras cosas. Soy yo el que decide sobre mi vida y sobre el siguiente paso que daré. Aunque éste me lleve al suelo.
A los dos únicos médicos que aun hoy en día llevo en mi cabeza es a las dos doctoras que supieron ver que me pasaba con tanta celeridad. Se de muchas personas que han estado mareadas durante años por pruebas antes de diagnosticarles la EM. 
      En la actualidad soy pensionista, sigo teniendo problemas de visión y las piernas me flaquean. Fue, curiosamente, este ultimo síntoma el que puso sobre aviso a muchos de mis compañeros de trabajo de que algo iba mal conmigo. Aunque eso si, allá por el año 2007. Los síntomas invisibles de la EM, que los hay, nadie los vio.

2 comentarios:

  1. chapo José Antonio!!! hay que echarle mucha paciencia y valor a esta enfermedad. El diagnostico no siempre es facil,los sintomas son tan variados que pueden confundir con facilidad y disfrazar la EM. Tienes una actitud envidiable!
    Suerte y que nunca te falte el animo.

    ResponderEliminar