EM

EM

viernes, 16 de septiembre de 2011

EGOCÉNTRICOS

    
      O se enfadan si no participo en algo porque me ven "bien", o me dan un apoyo incondicional con largas charlas psicológicas como si me estuviera muriendo. ¿Es que nadie sabe tratarme de manera normal?.
     Los  que padecemos esta enfermedad sabemos lo que son nuestras dolencias "no visibles". Me maquillo, me pongo guapa y.....-"¡¡¡Qué bien te veo!!! Vente a dar la vuelta al mundo". -"No puedo, no lo aguantaría". -"Pues tú te lo pierdes si prefieres aburrirte en casa". Ésto es un simple ejemplo, pero viene siendo algo semejante. 
     No llevo la muleta desde Julio, pero no puedo ponerme a la pata coja con mi pierna. No se me nota porque ando despacio, pero tampoco puedo hacer el camino de Santiago. Aún así es algo que como no se ve, es como si para los demás no existiera. Pero para que deshacerse en explicaciones inútiles que no van a entender. Está claro que nadie nace sabiendo, pero hay quien tampoco está abierto a aprender. ¿Qué me decís de ésto?: "Me siento cansada". -"Uf, yo también". Sabéis de lo que os hablo, ¿verdad?. Una vez más no apetece informar de lo que significa la fatiga en una persona enferma de EM. Hay que armarse de paciencia cuando escuchamos cosas como:


     -¿Cuándo dejas de pincharte?
     -Pero, ¿tú puedes comer esto?
     -Tus inyecciones son para el dolor ¿no?
     -Has tenido suerte de que te lo hayan diagnosticado a tiempo.
     -Esclerosis Múltiple, ¿tan joven?
     -Yo también estoy muy mal, tengo una contractura en el cuello.
     -Eso es de los huesos ¿verdad?
     -Bueno pero con la mediación ya no te pasará nada.


     En ese caso reina el silencio absoluto pero en mi mente hablan éstas palabras:


     -No sé si dejaré algún día de pincharme.
     -Igual me muero si lo como.
     -Una vez más NO, las inyecciones NO son para el dolor. 
     -Me han diagnosticado a tiempo, ¿de qué?
     -Sí, ésta enfermedad afecta a adultos jóvenes.
     -Imagino lo que estarás pasando con tu contractura.
     -Otra vez , de los huesos. Lo que hay que oír.
     -Sí, con la medicación soy inmortal. Mejor aún, ¡Soy Dios!


    Vuelvo a repetir, nadie nace sabiendo y me gusta cuando me preguntan y se interesan, pero hay quien habla antes de conocer o de saber y su egocentrismo hace una especie de escudo en sus oídos que impide que entren  conocimientos nuevos. Además, sus dolencias siempre son peores.
     Y también está, como no, el otro extremo.- "Tú tienes que pensar en tu familia, que tienes dos hijas preciosas y la vida sigue".(Con absoluta cara de pena, a la vez que te tocan el hombro o el brazo) Pero vamos a ver, si yo no he manifestado tristeza en ningún momento, ¿a qué viene ésto?. Y parece que no te creen cuando les dices firmemente que afortunadamente estás bien. 
    Después de las vacaciones , el reencuentro con las personas es siempre gratificante, pero parece que no se acuerdan de las últimas explicaciones que recibieron sobre la EM. ¡¡¡Y nosotros quejándonos de nuestra mala memoria!!! Pues hay un gremio que nos supera: los EGOCÉNTRICOS.
      

5 comentarios:

  1. Escrito desde el estómago, con coraje y rabia. Mi mas fuerte y cálido aplauso por el escrito, Sara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. BRAVO!!! POR LO QUE VEO SIGUES BIEN NO TE FALTAN LAS FUERZAS PARA SEGUIR REVELANDOTE.
    Es dificil que alguien que no padezca nuestra enfermedad se ponga en nuestra piel, hasta mi muchas veces me resulta de dificil comprensión. Hay días que me encuentro como tu dices cansada con fatiga y me pregunto por que? Hasta que yo misma me doy cuenta y acepto nuevamente la realidad. Un beso guapa y "yo sigo aqui"!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bien Sara, has expresado lo que muchos de nosotros sentimos día a día. El título está correcto! Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo me he reido un montón leyéndote. Recordaba la llamada de una prima mía que se había enterado por otra prima y me decía, mira qué casualidad, a las dos nos duele los huesos. Tenemos lo mismo!!!!
    Y yo me río. Y pienso que sí, que las dos tenemos los mismo.Nos duele los huesos, a algunas hasta el alma. Pero hay una diferencia. Una es un poco más ignorante que la otra.
    A estas alturas ya ni me enfado. Ya he pasado esa fase. Ahora estoy agradecida al universo.Porque todavía podía estar peor.

    ResponderEliminar
  5. No digo que no sienta lo que vosotros, porque vosotros sois quien padeceis la enfermedad, quien teneis que pincharse, quien no puede caminar bien, o mil cosas que os pasan casi a diario, no no puedo sentirlo, pero mi apoyo hacia vosotros es total, sé el dolor y la impotencía que siento yo, como madre de una enferma de E.M. sobre todo porque a veces es ella la que me dá fuerza a mi, al verla con esa capacidad que ha desarrollado de vivir la vida.

    ResponderEliminar