EM

EM

sábado, 3 de diciembre de 2011

ENFADOS NO, SONRISAS POR FAVOR

   
       Ésto va dedicado a personas que probablemente no me leerán, pero he de desahogarme. A diario es normal encontrarnos con escenas tan cotidianas como ver personas enfadadas en la cola del supermercado, hablar mal a una dependienta, enfadarse porque los niños juegan a la pelota o llenarse de ira porque en una acera estrecha el que va delante, camina demasiado despacio. Me dan ganas de gritarles a todos que paren, quiero parar el mundo, las personas y que me miren y me escuchen lo que les tengo que decir:  Mientras te enfadas con la dependienta porque te crees en mejor posición, ella probablemente está pensando en la reciente muerte de su padre. Mientras te molesta que los niños jueguen, quizá uno de ellos esté aprovechando el momento antes de subir a casa y encontrarse con su madre sin pelo porque está luchando contra el cáncer. El que camina despacio delante de tí, probablemente es mayor,  diabético, asmático y/o tiene problemas de corazón y/o ha pasado varias veces por quirófano y está respirando aire fresco antes de encarcelarse nuevamente en el hospital.


     ¡Pero qué corrompido está el ser humano!. Cada individuo tiene su historia y nadie es mejor que nadie. Siento rabia, mucha rabia. Me gusta mirar a las personas desconocidas e imaginar o intuir sus vidas. La amabilidad ha de ir siempre por delante, porque una sonrisa puede alegrar el día a cualquiera que la vea.


     ¿Y el racismo? Parece ser que los extranjeros son animales, que no tienen problemas de salud ni derecho a estar en la consulta de un médico. Ésas señoras que hablan despectivamente de ellos. También están preocupados y pasándolo mal porque ellos o algún familiar tiene algún problema grave de salud. 
    Una mujer árabe encantadora  se quedó viuda con tres hijos pequeños. El mayor de ellos, con 12 años, tiene cáncer . Y estando sentada ella en un pequeño muro esperando que salieran sus hijos del colegio, recibió agresión verbal racista por parte de otra mujer. En mi opinión una mujer estúpida, maleducada y con poca humildad. ¿Y si le pasara a ella? ¿Cambiaría su saber estar?¿Sonreiría como lo hace la mujer viuda?


     Éste tipo de personas no hacen más que quejarse del gobierno, del fútbol, de la seguridad social, de los extranjeros, de los recortes.... Perdóname, tengo cosas mejores en qué pensar. No me enfado por nada, al contrario, el mundo me hace sonreír antes de volver a casa a realizar mi ritual para inyectarme y no poder continuar con ninguna actividad por culpa de los efectos secundarios. Mientras tú sigues gruñendo, yo me inflo a Ibuprofeno. No me gusta tu argumento, quiero gente que me haga sonreír, sea amable y sepa disfrutar de la vida, que para eso la tenemos. Si tuviera tu misma salud y dependencia cuando llegase a tu edad, tendría que estar tan agradecida a la vida, que no iba a estar como tú, gruñendo por pequeñeces. SONRÍE, QUE LA VIDA ES MUY BONITA Y UNA SONRISA SIRVE DE TERAPIA TANTO AL QUE LA REGALA, COMO AL QUE LA RECIBE.

11 comentarios:

  1. Indicutible, una sonrisa es desde que te levantas de la cama. empieza con los prieros que te dicen buenos dias, sigue asi, veras que bien duermes. No es broma. Riete hasta de ti, veras como te molesta menos si se rien de ti. milllll besos

    ResponderEliminar
  2. que razon tienes sara, parece que la gente esta cabreada a todas horas y sin sentido, no hay respeto por nada, todos tenemos nuestras historias en nuestra vida y el que no que las espere, tenemos que ser un poco mas tolerantes y vivir la vida con un poco mas de alegria, yo creo que entonces seriamos mas felices. Este texto que tu acabas de publicar deberia leerlo mucha gente para reflexionar. Reir es la mejor terapia del mundo. GRACIAS SARA, ERES UN SOL

    ResponderEliminar
  3. Hoy me llevo un bonito regalo para caminar, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. GUAUUUUU!!!!sin palabras!!!tienes toda la razon del mundo Sara..

    ResponderEliminar
  5. Que bien lo has resumido, lamentablemente cada día hay más gente intolerante, les cuesta mucho sonreir, gracias Sara, por hacer un llamamiento a la gente, para que se enfade un poco menos con los demás, yo al menos lo intento.hay una frase de Bob Hope, que me gusta mucho, que dice:
    LA PERSONA QUE NO TIENE UN CORAZON CARITATIVO PADECE DEL PEOR DE LOS MALES CARDIACOS,
    la caridad más barata es una sonrisa, eso está al alcance de todos.

    ResponderEliminar
  6. Vaya sonrisa bonita!, llevas toda la razón del mundo, como algo tan sencillo y tan fácil de realizar, le cuesta tanto hacerlo a muchísimas personas, ójala y todo el mundo pensara así. Un besote Sara, me ha encantado tu publicación.

    ResponderEliminar
  7. Realmente Sara, tienes CALIDAD humana. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que la soberbia, el egocentrismo, la falta de solidaridad, imperan cada vez más en la sociedad. Lo que dices de las colas en los lugares publicos es algo que siempre me ha superado, cuanta agresividad por 2 o 3 minutos... Recuerdo una vez en que una señora estaba poniendo verde a alguien en el bus, por haber subido antes que ella y según decia haber llegado a la parada después... Tardé un buen momento en darme cuenta de que era yo la culpable de tal desatino, jeje!!
    Un beso Sara

    ResponderEliminar
  9. Gracias Sara!
    Tenemos que salir a repartir sonrisas por lo menos nosotros...

    ResponderEliminar