EM

EM

lunes, 9 de abril de 2012

IMAGINACIÓN


     Con el folio y el bolígrafo, la mente en blanco. ¿Nada qué contar? ¿Nada qué decir? ¿Ningún sentimiento por salir? Si, mucho. Tengo tanto que no sé cómo expresarlo sin que resulte aburrido. Silencio absoluto, sentada en la cama, la persiana bajada.... ¿Será eso? ¿Será que la imaginación no encuentra un hueco para entrar en mi habitación? ¿O es la decepción que le prohíbe el paso?...

     Tengo que recolocarlo todo, mover algún mueble, cambiar cosas de sitio y limpiar, barrer toda la decepción que, acumulada en mi cuarto, me impide dormir. ¿Y de qué me sirve el insomnio si ni siquiera puedo escribir? Ni ver la tele, ni escuchar algo de música... porque los nervios me lo impiden. Nervios impulsados por la decepción. No es una decepción grande, pero parece ser que mi corazón se siente triste, dolorido , bloqueado...  Un órgano tan pequeño no puede aguantar tanto peso, pero tranquilo. Hace algunos años atrás hubiera dejado la almohada empapada de lágrimas. El llanto hubiera maltratado mis ojos, cansado mis pulmones y hecho sufrir a mi estómago. Y mi cerebro..¡ay, el pobre!, se hubiera vuelto loco. Pero hoy no, hoy mi almohada está seca. La edad y la experiencia : ¿nos hace más fuertes o aprendemos a controlarlo? Creo que ambas cosas. Mi cerebro dice: "Se veía venir", y mi corazón dice: "Sí, pero duele". Los demás órganos de mi cuerpo no hablan, continúan su normal funcionamiento. 

    En breve mi corazón se curará y toda esa decepción no tendrá más remedio que marcharse para volver a dejar entrar en mi casa y en mi cabeza la imaginación. Y así podré seguir soñando...

jueves, 5 de abril de 2012

MI LUZ

   
      Llueve y hace frío, pero el cielo ennegrecido no puede conmigo. En mi interior brilla el Sol  después de mucho tiempo.  Cuando la resignación se acomodó en todo mi ser, apareciste tú tiñendo de color mi alma apagada, dando vida a aquello que daba por muerto. Sin caricias, sin respuestas, sin palabras, acostumbrada a la oscuridad de mis días llegaste tú y me llenaste de luz haciendo cambiar mi visión del mundo.  La felicidad existe, es posible , sólo depende de la mano que te guíe. Tantas noches en vela buscando un por qué, haciendo trabajar sin descanso a mi cabeza, sin llegar a ninguna parte. Tantas dudas sin resolver, tantos miedos sin controlar, tanta soledad, tanto egoísmo, tanto dolor, tanto llanto, tantas traiciones...


     Y ahora tú vienes a darme una respuesta, a limpiar mi alma y a enseñarme lo fácil que resulta ser feliz. La vida, las personas, los actos... todo se valora, no se puede soltar la mano de quien está a tu lado.  El egoísmo, el silencio, el desagradecimiento, no forman el carácter de una persona. No se puede aceptar.   

      Has abierto mis ojos para acostumbrar a mis pupilas a luz del Sol.
      Has desnudado mi alma para que se depure con aire fresco.
      Has llenado mis oídos de susurros desconocidos.
      Has derretido el hielo que cubría mi piel  para sentir calor.


Me has subido al cielo.